Home

Malos Tiempos para la Lírica (1939) de Bertolt Brecht

Yo sé bien que sólo al dichoso
Se quiere. Su voz
Se escucha y complace. Su rostro resulta bello.
El árbol marchito del patio
Habla de la tierra enferma, pero
Los paseantes lo tachan de mustio
Y con razón.
Las barcas verdes y alegres velas del Sund
No las veo. Entre todas las cosas
Veo sólo la enorme red del pescador.
¿Por qué hablo únicamente de
La campesina cuarentona que se consume?
Los pechos de las muchachas
Son cálidos como antaño.
En mi canto una rima
Sabría casi a soberbia.
En mí disputan
El entusiasmo por el manzano en flor
Y el horror por el discurso del pintor de brocha gorda.
Mas sólo lo segundo
Me empuja a escribir.

cinvertida de la traducción: Vicente Abella

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s