Home

El problema del plural de los extranjerismos en español

El mes pasado me enfrenté con la corrección de un manuscrito donde el problema de cómo hacer el plural de un extranjerismo con cambio vocálico final fue el gran protagonista.

El término en cuestión era Whiskey. Si hay algún seguidor de la gaélica “agua de vida”, sabrá que puede tomarse solo, con cola, doble, on the rocks… Pero, ¿qué ocurre cuando se toma en compañía? ¿Cómo pedir al camarero que ponga dos o más vasos con este licor?

—¡Camarero! Ponga dos… ¿Whiskeys, whiskies, whiskys, wiskis, güisquis?

Sucedía que el personaje principal, en repetidas ocasiones, acodado en la barra del bar y en compañía, lanza la comanda: “¡Camarero! Dos…” ¿Qué? Las soluciones que se proporcionaban a lo largo del texto, tanto en su forma singular como en plural, bailaban indistintamente entre las cinco posibilidades de escritura que referíamos arriba. Consecuentemente, era necesario, además de la corrección del término, la elección de la grafía más aconsejable y la adecuación coherente de la palabra entre sus formas singular y plural.

¿Qué pasos había de seguir para conseguir un texto coherente y unificado?

Tras percatarme de la preferencia y consejo en el uso de wiski / wiskis del programa Stilus para Word (herramienta que os recomiendo encarecidamente) hice lo que, creo, haríamos todos: buscar en el DRAE el término con su escritura original, whisky. Allí se nos sugiere consultar el artículo enmendado, el cual aparece sin cambios y nos redirecciona a güisqui. No obstante, esta solución no dejaba de recordarme al desechado sánduche propuesto fervorosamente por la Academia y rechazado con encono por los hablantes. Así pues, continué indagando y en el Diccionario Panhispánico de Dudas (DPD) me topé con lo siguiente:

güisqui. Adaptación gráfica de la voz inglesa whisky (o whiskey,en su denominación irlandesa y americana) […] Su plural es güisquis (→plural, 1e). Aunque sigue siendo mayoritario el uso del extranjerismo crudo —que debe escribirse siempre con resalte tipográfico—, la adaptación güisqui ha ganado terreno y resulta preferible, pues permite evitar los errores frecuentes que se cometen al intentar reproducir la grafía inglesa. Deben desecharse otros intentos de adaptación poco arraigados, como *wisqui.

Hice caso y pinché en el enlace que remitía a la formación del plural:

e) Voces extranjeras terminadas en–y precedida de consonante. Deben adaptarse gráficamente al español sustituyendo la -y por –i […] Su plural se forma, como el de las palabras españolas con esta terminación [vocales átonas o –e tónica], añadiendo una -s: dandis, pantis, ferris. No son admisibles, por tanto, los plurales que conservan la -y el singular etimológico: *dandys,* pantys,*ferrys.

Tanto en la Nueva Gramática de 2009 (NGLE §3.4e – 3.4f), como en la Ortografía de 2010 (OLE §2.1) se nos aconseja el uso de la adaptación, pero sin llegar a concluir en una solución definitiva, pues reconoce la poca aceptación entre los hablantes de adaptaciones de los extranjerismos acabados en consonante –y.

En resumen, habríamos acotado las posibilidades:

  • wiski > wiskis (más cercana a la lengua origen, respetando el extranjerismo crudo)
  • güisqui > güisquis (con un grado mayor de lexicalización hacia la lengua de llegada)

No obstante, podéis comprobar la contradicción entre el consejo de adaptación y el caso omiso por parte de los hablantes, quienes preferían y prefieren el uso del extranjerismo crudo. Así pues, me puse en contacto con la Fundación del Español Urgente (Fundéu). Una vez les pregunté por qué propuesta se decantaban, si whiskys, güisquis o wiskis, me aconsejaron vía mail:

Ambas formas son igual de correctas, aunque de usar la palabra inglesa habría que escribirla en cursiva. Las Academias de la Lengua en su reciente Ortografía proponen como adaptación «wiski» en lugar de «güisqui».

Además de recomendarme la lectura de Wiski, el lenguaje en El Tiempo, me remitieron a otra entrada —curiosa, cuando menos—, para certificar la validez de dicha acomodación léxica:

Según José Antonio Pascual, coordinador del Diccionario histórico, «los hablantes se resisten porque, cuando apareció, el whisky era una bebida muy moderna en comparación con el coñac. Beber güisqui suena más rancio, como si fumaras Güinston.Te separas demasiado de las otras lenguas. Además, ningún fabricante quiere usar güisqui en sus etiquetas. Su licor parecería peor, una imitación. Bastaría leerlo para decir: «uy, este es el español».

Güisqui ni gustó, ¿gustará pirsin?”,  J. Rodríguez Marcos en El País (03/01/2011)

“Académicamente correctos”, contrasté esta información con el uso que de los términos se hace entre los hablantes y en los textos. Consulté, así, Google Ngram (últimos treinta años, con un suavizado de cinco). La diferencia fue arrolladora. Ganador absoluto whiskys (línea azul) seguido, muy por debajo, de güisquis (línea verde) y wiskis (línea roja).

Whisky_plural

Lo mismo ocurrió cuando fui al Corpus Diacrónico del Español (CORDE), al Corpus de Referencia del Español Actual (CREA) y al Corpus del Español del Siglo XXI (CORPES XXI):

CORDE

CREA

CORPES XXI

  • Whiskys
32casos/
8 documentos
47 casos/
29documentos
57 casos /
41 documentos
  • Güisquis
     0 14 casos/
9 documentos
18 casos /
17 documentos
  • Wiskis
     0      0 1 caso/
1 documento

¿Qué hacer cuando la normativa (DRAE, DPD, NGLE, OLE 10, Fundéu) y el uso oral y escrito registrado por estas tablas de la ley (CORDE, CREA, CORPES XXI) se contradicen tan visiblemente?
El papel del corrector es fundamental, pues ha de posicionarse (hay quien diría “le toca pringar”) y conjugar la sabiduría de la Academia con otra herramienta primordial, as en la manga de cualquier profesional: la experiencia. En este caso particular, eché mano de aquel pequeño salvavidas que ofrecían el DPD y la Fundéu, empleando el extranjerismo crudo con remarque ortográfico —cursiva—, el cual, además, gozaba de un mayor números de casos registrados en los corpus de referencia que mostrábamos en la tabla.

Así, contando con uno o más whiskys en su haber, el texto quedó coherente y unificado, resolviendo este espirituoso rompecabezas ortográfico. Y es que esto nos pasa por ponernos sinecdóticos… Por eso, los whiskys, mejor de uno en uno.

«El tiempo es maestro», Antonio Nebrija

photo credit: composingfun via photopin cc

Anuncios

7 pensamientos en “Los whiskys, mejor de uno en uno

  1. Cuando la Academia dice que “güisqui” ha ganado terreno, se refiere a una parcelita en un cementerio.

    Muy buen artículo. La de tiempo que pierde uno a veces con una sola palabra. Y eso que te has olvidado de la forma “huisqui” que mantiene un cierto predicamento en América.

    • Totalmente de acuerdo contigo, Miguel. ¡La de tiempo que se nos va en un matiz! Esa podría ser otra reflexión: el tiempo de los correctores-traductores, algo que nunca nos sobra.

      No conocía la forma “huisqui”, pero tomo nota de ella. Husmearé por ahí, a ver qué encuentro. Siempre es curioso descubrir esas “parcelas”.

      Gracias por pasarte por aquí. ¡Un saludo!

    • Hola, Silvia.

      Gracias por el matiz. Tienes toda la razón, deberíamos haber especificado que “sánduche” fue incluido por las Academias de la Lengua en el Diccionario de americanismos de 2010, gracias al uso tan extendido que esta forma tiene en países de América del Sur (http://kcy.me/14srq), y que ese “rechazo” de los hablantes se dio, sobre todo, en el habla peninsular.

      ¡Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s