Home

Últimamente, me da por pensar en gente que no conocía hace una semana. Me invento su vida, qué estaría haciendo él en un momento en concreto. Es algo que nos pasa a todos, supongo. Personajes nuevos, que llegan por sorpresa y parece que llevan ahí esperándote toda la vida. Te tienden la mano como diciéndote «Anda que no has tardado…». Y se instalan tan rápido que ni te lo crees. Y te ayudan. Y te dicen cosas como «Mira, ya está todo bastante mal como para ser un hijo de puta con un compañero». Pienso en esto, últimamente, porque, además de ser bonito, el pasado fin de semana del 7 y 8 de junio, tuvieron lugar las III Jornadas Lenguando en Valencia, y allí encontré a algunas de estas personas, esas de las que hace una semana no sabía nada. Desconocidos, como Lenguando. Porque, misteriosamente, Lenguando sigue siendo un gran desconocido para muchos profesionales de la lengua. Pero, misteriosamente, quien lo descubre vuelve a casa con la cabeza como una olla a presión pensando qué taller podría dar él en la siguiente edición. Y con una especie de síndrome entre Estocolmo y la abstinencia: el fin de semana se convierte en un ir y venir contrarreloj dentro del apretado horario de charlas, cafés y exposiciones fotográficas. Al final, llega el domingo y uno se va con la sensación de haber dejado a medias unas cuantas conversaciones y otras tantas caras por conocer. Por suerte, hay caras con las que te cruzas poco después y dejan de ser nombres en la portada de un correctísimo libro, marcas de marketing editorial.

Lenguando rehúye de compartimentos estancos. Voluble y transversal, es el punto de encuentro de los que sentimos la lengua como algo imprescindible. Exprimí dos días en los que las perspectivas por las que asomarse a ese universo lenguante se multiplicaban por momentos. Siempre en busca de reinvención e ideas con mi compañero incondicional Vicente Abella, componente de VA, y el atento objetivo de María Mira, me reencontré con el torrente de ganas por aprender que es Vanessa y los retruécanos del ingenio y el conocimiento académico-festivo de Matías. Ellos dieron paso a otros que conocían, y estos últimos a unos cuantos más… Asistir a Lenguando supone encontrar una toma de corriente donde recargar pilas entre charlas, cafés y unos magníficos talleres como de los que ahora os hablaré.

André Höchemer y Nacho Casanova nos hablaron de la traducción de novelas gráficas, otra vía profesional donde traductores, ilustradores y correctores trabajan mano a mano en el sector editorial. Pudimos ver las distintas relaciones que un profesional de la lengua puede tener con una editorial. Desde las tradicionales labores de traducción y corrección del texto, hasta servir de intérprete al autor en la presentación de la obra traducida, pasando por la interesante función de ser ojeador de mercado para traer aires frescos a la producción editorial.

Con Gary Smith hablamos sobre la importancia del ojo corrector en la revisión de los manuales de instrucciones y textos técnicos y médicos. Igualmente, un lenguaje simplificado, así como seguir al pie de la letra las tres ces –corto, concreto, conciso- son dos pilares fundamentales en la traducción de estos textos. La relación directa con el cliente, un extenso corpus de búsqueda y el conocimiento de las lenguas clásicas son otros factores clave para que la obra tenga un acabado perfecto.

En el taller de Laeticia Abihssira jugamos a actualizar una fábula de La Fontaine con el argot de la Banlieue del siglo XXI. Habrá quien piense: «Sacrebleu, c’est imposible!». Fue como volver al cole y reconocerse en una foto descolorida, con el babi y el pelo, raya a un lado; lápiz y cuaderno en mano. Y jugar a inventar, ayudados ahora de dos glosarios de argot y lenguaje coloquial en francés que se nos facilitó en el aula. Y es que las palabras crean realidades, mundos posibles donde el cuento tradicional de La tortue et le lièvre puede convertirse fácilmente en Le mec et le pote. C’est chouette ce truc!

Antonio Martín (de Cálamo&Cranc) nos dio, al alimón con el doctor Macro, un taller sobre edición. ¿Para qué sirve Word? Para recuperar horas de trabajo. Trucos, consejos y entresijos para sacarle todo el jugo a esa máquina con la que trabajamos diariamente, pero con la que tenemos una relación amor-odio. Hay mucha vida que disfrutar, y el conocimiento y dominio de las macros de Word puede ahorrarte mucho tiempo editando y corrigiendo (¡y más de una úlcera!). ¡Ponga una macro en su vida!

¿Alguien sabe «cómo transformar un Word en un ebook publicable»? Mariana Eguaras nos enseñó cómo se convierten archivos Word a formatos de contenido fijo (PDF) o líquido (MobiePub). Principio número uno: en estos últimos, el concepto de página desaparece. Igual que desaparecen las notas al pie  –que pasan a ser notas finales-, las tabulaciones, las letras capitales y los adornos, las columnas, etc. ¿Hacer un ebook es desnudar completamente al libro en cuanto objeto? Gran charla sobre herramientas para la autopublicación en portales como Amazon o para fines de marketing que atraigan al público hacia tu marca.

Más tarde, acudimos a un gran taller de reflexión sobre «los desafíos en la subtitulación para personas sordas». ¿Estamos lenguando para todos? De la mano de Ana Tamayo y Mar González Busó, intérprete de lengua de signos (ILS), vimos las barreras, carencias e inadaptaciones que existen para los sordos. La experiencia investigadora y profesional de Ana, así como la poca atención que ha recibido el tema hasta ahora, invitan a recapacitar sobre qué avances se han hecho y todos los que aún quedan por hacer en los medios audiovisuales –aunque no solo en ellos- en pro de la igualdad.

Existió, una vez en una lengua, una incorrección que era usada, de manera indiscriminada, en el registro oral de los sus hablantes. La pobre incorrección, miedosa y desconfiada, acabó por perder la vergüenza, se despojó de sus harapos y empezó a creerse el cuento de que correcta. Tanto la alabaron que llegó a entrar, incluso, en los grandes salones de la Gramática y el Diccionario. Pilar Comín, autora de Ortografía y gramática para Dummies (Planeta Libros, 2013), nos habló de las «incorrecciones en peligro de extinción». ¿De dónde vienen y adónde van las incorrecciones? ¿Reconoce el hablante la incorrección como tal? ¿Cómo evitar que una incorrección vestida de seda –incorrección se queda- se nos cuele y acabemos por considerarla correcta? Apadrine usted una incorrección y no deje que vaya mezclándose por ahí, ¡que se pagan caros los errores!

Leguando, que nació el pasado mes de octubre en Madrid, avanza a pasos de gigante y ya tiene previstos nuevos encuentros en Londres (13-14 de septiembre) y Logroño (15-16 noviembre). ¡Y lo que te rondaré, morena!

¿Nos vemos allí?


Foto: Taller de Tipografía Superveloz, por María Mira.

Anuncios

8 pensamientos en “No hi havia a València uns ‘lenguants’ com nosaltres

    • Me alegra saber que te ha gustado el resumen. ¿Te animarás a ir a los próximos Lenguandos? 😉
      Gracias por pasarte y compartir. Un abrazo.

      • Claro que me encantaría ir (en cuanto vi las fechas del próximo en Londres, miré los vuelos y las posibilidades que tengo). Así que espero poder estar allí. ¿Sabes en qué idioma se harán los talleres o conferencias?
        Un gran saludo

      • Rocío, para solucionar cualquier duda respecto a la edición de Londres, te recomiendo que consultes la web de lenguando.com o te pongas en contacto con alguno de sus organizadores. Seguro que ellos te confirman más info.
        ¡Saludos!

  1. Pingback: Rezensionen des Workshops über die Übersetzung von Graphic Novels auf VALenguando | Diario de un alemol / Tagebuch eines Alemols

  2. Pingback: Lenguando | VALenguando según los lenguantes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s